martes, 8 de octubre de 2013

Lo indigno. Poesía.

A un hombre se lo encierra, 
se lo abre por dentro, 
y se exponen sus miserias sin ver, 
tambien su humanidad, 
ella siempre existe, 
en su pesada biografia, 
en los males albures, 
aun sobreviven los besos en la frente, 
de su madre, 
universal, 
posible, 
el resquicio por el que podría haber sido otro, 
El puede ser un hombre gravemente equivocado, 
danino, 
imposible, ´
pero sepamos: 
La indignidad se le agrega de afuera, 
en el medio de su oscuridad, 
insoportable, 
estas cárceles no pueden ser 
la idea, 
la vision, la solución,  
del dios que amamos...