martes, 20 de agosto de 2013

La ruta... poesía.

Observó por la ventanilla, 
las distancias reducen el efecto de la velocidad, 
y todo el verde se mueve muy despacio, 
que hasta puedo detenerme en él, 
y sentir la calma, 
el mundo amable, 
Unas vacas tuercen su cuello...
el ruido las saca del suelo alimenticio, 
y observan, 
piensan, 
En esa simplificación siempre encuentro los reposos... 
que necesito, 
pero no se...
¿Lo soportaria? 
Estaria solo con dios y la naturaleza, 
puede que sea mucho, 
o poco,
siempre la figura de la otra vida, 
es solo una idea inacabada, 
pero me persigue, 
nos persigue, 
a los mortales, 
a los de una sola vida, 
una sola opción... 
Ahora, el atardecer...
la inmensidad se llena de una alegría nostálgica, 
gratamente dolorosa... 
Luego vendrá la noche inmensa... 
e imaginaré el silencio. 
 
Gabriel Dancygier