miércoles, 27 de noviembre de 2013

La madre... Poesía.

¿Por qué una madre no puede sufrir frente a su recien nacido?
Esa fantastica pieza humana 
es parte de los albures de todo hombre y toda mujer, 
sabrá enseguida que su realidad es otra, 
ya no sera la misma, 
tiene en sus brazos un niño, 
con un nombre pero sin un destino, 
cuánto tendra que ver ella en que no sufra, 
cuál sera la tragedia que lo eludirá o puede que no, 
cómo se agarra algo tan pequeño, 
es... segun dicen el instinto, 
pero es una mujer,  
y piensa demasiado. 
Es sencillamente una madre 
obligada a salir al enorme escenario 
donde voces ancestrales y otras cercanas 
le dicen 
acá estas... 
parada frente a la maternidad. 
Y eso es estar sola.