jueves, 20 de junio de 2013

Solo en el sufrimiento se puede entender las debilidades de  otros hombres, y naturalizar sus flaquezas y hasta quererlas o apreciarlas sin ningun desden, acercarse a ellas con el alma... y solo después de él, del sufrimiento, se puede constatar la belleza del mundo en una dimensión psicológica, emocionante.