miércoles, 5 de junio de 2013

Abandono

Sus pasos tienen la velocidad de la culpa 
o puede que sean del miedo...
Su hijo quedó para siempre al destino de otras almas, 
tendrá otra educacion, otros dioses, 
y otra sonrisa, 
No conocera su genetica y puede que aun así sea feliz. 
Sobre la madre caerán  las culpas de la biblia, de las voces intermitentes, 
de todo lo que se pronuncie, 
sera condenada por personas buenas, 
ignorantes... 
Y mientras todo eso sucede en una noche como otra, 
nadie llora o se lamenta de lo sucedido, 
es siempre y por sobre todo, 
enteramente una desgracia.