miércoles, 24 de julio de 2013

El muro. Poesia en que el amor duele.

Eran tiempos de rutinas plácidas, 
confortables, 
continuadas de placeres suaves...
La felicidad en linea apacible. 
El amor... 
allí toda la vida parecia preparada, 
y los miedos, 
El  permanente conocimiento de la  mortalidad
se disolvían en la suave caricias de las sábanas compartidas, y
vos eras casa vez más yo. 
Donde los azarosos fantasmas de los sueños, 
se vencían una y otra vez 
en abrazos y consuelos... 
pero aun no entiendo, 
que enfermedad se incubaba entre nosotros,
yo no lo sabía, 
vivía cotideanamente.
Lejos de las preocupaciones permanentes de calcular el amor. 
Fue tan rápida la caida 
que en ese espiral ya no tuve fuerzas para esperar, 
el gran murro se abrío entre nosotros, 
no era el desamor, 
sino el grave espesor del miedo, 
y la prudencia del dolor, 
A veces no se sabe que sentir 
cuando dos personas que no pueden arreglar algo,
confundidas, abrumadas de sensaciones... 
quizas sea el amor, 
su caída, 
o que no hemos sabido llevar nuestra felicidad, 
cuidarla, 
enderezarla, 
como debe ser cualquier tarea importante, 
un destino. 
recien hoy luego de mucho tiempo, 
ese abstracto muro de imposibilidad 
ya no existe, 
pero la realidad, 
las circunstancias... 
pueden ser definitorias, 
hoy ya extraño con calma la primer parte de nuestro amor. 
Y a veces pienso en la parte triste de los dias dificiles, 
si en está... o en otra vida, 
Podré completar el amor que comenzaba a darte.... 

Gabriel Dancygier