sábado, 27 de julio de 2013

Una mujer demasiado joven... Poesía.

Sí, que existen los amores raros, 
pero como saber,
reconocer, 
el tranquilo descanso de un alma... 
Combinaciones, 
repletas de contrasentidos, 
a fuerza de encontrar amor o sus derivados, 
la negligente fuerza por encontrar conpañia feliz, 
o  quien sabe, 
eso puede resultar todo para muchos, 
Yo, 
he tenido un amor raro, 
pero era al fin, 
amor... 
hay... la diferencia de edad, 
y sus ecos. 
las miradas crueles, 
impiadosas,
de sentencias desconocidas, 
detrás, 
fuera de la orbita de hipocrecia, 
no, nada es facil...
necesitaba convertir en posible nuestro amor, 
nivelar las edades, 
jugaba con los números, 
subía el de ella cinco años
pero no alcanzaba... 
y así, 
a cada rato, 
envejecía.