miércoles, 24 de julio de 2013

Escaleras transparentes. Poesía:


Una dama especial,
calculada…
oscura pero plácida
a la que  siempre veía pasar mientras crecía,
entraba luego a una iglesia,
imaginaba sus rezos,
sus dolores
pero nunca detecte el  corazón de mi intriga,
¿qué escaleras subía en el ascenso su alma?
Imaginaba el eterno rostro barbudo de dios,
y ella se hacía oscura
entonces…  me preguntaba.
¿Qué es una bella dama subiendo por escaleras invisibles hasta dios?
y fantaseé culpablemente con sus pecados…
para luego respetar esa intriga,
cada vez más triste,
y no me animé a acercarme cuando lloraba en el torcido banco de la plaza,
yo era tan joven y todo me era tan lejano,
inaccesible,
y ella era magnifica,
seguía siempre siendo la dama,
era la mujer sin cuerpo,
todas la mujeres que me amaron,
mis distintas madres, mis abuelas,
los juguetones retos de mis hermanas,
en ella, la mujer que sube por escaleras transparentes,
adquirían  la forma de la leyenda
y el amor mudo.