viernes, 26 de julio de 2013

Violencia: Breve relato de "La mujer del prójimo".


Después de un episodio de violencia, incluso aunque se justifique por la dinámica de los hechos, una persona que normalmente no es agresiva se ve a sí misma en infracción, una culpa rara  que lo definiría  como un hombre que no puede controlarse, o sencillamente el hecho de volver a pensar en esas visiones violentas contra otra persona, y si bien esa noche se durmió fácil, se despertó asustado a las dos horas, y estuvo inquieto una hora en su cama revuelta. Pero al fin se  durmió y luego otra vez la mañana, otra mañana, siempre eran un estorbo. Y volvió sobre él episodio. Nunca hubiese sospechado  que tan presionado podía sentirse, para hacer algo así, él sabe bien que no fue el miedo tal como comentaron los policías el que activo tanta furia, para que  derrame  ese  odio sobre ese cuerpo ya vencido sobre el pavimento. Cuanta crueldad le traía el desamor…. que oscuro asunto era ese amor enquistado en su cuerpo amortajado.